domingo, 15 de febrero de 2009

Soy leyenda.

Autor: Richard Matheson
Editorial: Minotauro
Disponibilidad: ALTA
*****
Si tengo que confesar algo, no vi la película. Pero por lo que me han contado de ella, no le hace justicia, al menos, al espíritu de esta joya.
Joya es una palabra que si le hace justicia a este libro. Si bien no puede ser considerado, en un sentido estricto, de ciencia ficción, eso no le quita un ápice, no desmerece su belleza.
La esperanza (y la desesperanza) el triunfo (y el fracaso) de la “humanidad” (no del hombre, si no de la condición humana en si) se ven reflejados de una manera de la que es imposible sustraerse. Llorar, reír y angustiarse con el personaje principal es inevitable.
Identificarse con el, al punto de preguntarse:”o en su situación, ¿Qué habría hecho o en su lugar? Es necesario, una condición sine qua non para seguir adelante con la lectura. En la pelicula, el final es completamente distinto al del libro, dandole otro sentido a la razón del título. Otra forma de pensar el "Soy leyenda".
Puntuación: ¿Se puede poner 11? 10 libres.
Reseña encontrada:
“El libro se desarrolla en una versión postapocalíptica de la ciudad de Los Ángeles, comprendida entre el año de 1976 y 1979. El protagonista, Robert Neville, ha sobrevivido a una pandemia que ha arrasado con todas las personas que había en la Tierra; sin embargo, éstos no están muertos, sino que se han convertido en portadores de un virus que produce los clásicos síntomas del vampiro mítico, dividiéndose en dos clases: los infectados, quienes en vida contrajeron el virus y los vampiros, los muertos que resucitaron gracias al virus.
La vida de Neville es muy monótona: en el día, él repite la misma rutina; repara su casa, revisa el sello de sus ventanas, fabrica cuerdas donde colgar ajo y elimina los cadáveres de vampiros que yacen sobre su césped, además de salir por comida e ir a cazar vampiros. En la noche, Neville se sienta a escuchar música clásica y beber whisky mientras intenta distraerse de los elementos del pasado vigentes en su memoria y de los alaridos de burla e incitación que dan los vampiros fuera de su casa, perdiendo la cordura ocasionalmente.
Pronto despierta la curiosidad del protagonista por comprender a las nuevas criaturas que habitan en el mundo; curiosidad que choca frontalmente con sus frustraciones y errores mientras se adentra en el estudio de las mismas, debido a que Neville no tiene mayor formación académica. No obstante se obliga a sí mismo a estudiar libros de medicina, psicología, biología y otras ramas para tratar de descubrir los misterios de las criaturas, desde descubrir la enfermedad que los agobia hasta reconocer las causas de sus temores a la luz del sol, los ajos, los espejos y demás. De ahí en adelante, la historia toma un rumbo que deja de mostrarnos una vida regular enfocada en la supervivencia, y nos lleva por sus estudios y hallazgos.
En su vida personal, por otra parte, este hombre ha estado aislado de la sociedad durante casi tres años, y su cordura se mueve en la cuerda floja. Si bien Neville consigue adaptarse a esta vida, los recuerdos del pasado de su esposa y su hija no dejan de atormentarlo. La compañía para él es algo que anhela durante la novela, y en una parte de esta, cuando aparece un perro libre del virus fuera de su casa, éste hace todo lo que puede para ganarse su confianza. Posteriormente el perro muere en uno de los capítulos más logrados de la novela.
Un día Neville ve caminando a una mujer a plena luz del día. Descubre que el nombre de la mujer es Ruth y que llevaba escapando durante una semana de los vampiros tras perder a su esposo. Neville la lleva a casa y la cuida, mas nunca deja de sospechar acerca de la posibilidad de que esté infectada, por lo que decide sacarle una muestra de sangre. Durante un día ambos personajes comparten sus historias y se enamoran rápidamente. Pero cuando Neville analiza la muestra de sangre y descubre que ella está infectada, ésta lo deja inconsciente y se marcha. Al recuperar el sentido, Neville descubre una carta en la cual Ruth le explica que pertenece a una nueva sociedad de infectados dispuestos a restablecer el orden eliminando a los vampiros y al propio Neville, por lo que le aconseja que huya. Asimismo, explica que gracias a una pastilla, le era posible salir a la luz del día, revelando en ese sentido, el nacimiento de la nueva sociedad en la que Neville no podía pertenecer.
Haciendo caso omiso del consejo de Ruth, Neville se queda en su casa decidido a entregarse hasta que van a su casa y en medio de un enfrentamiento es herido en el pecho. Ya en una celda, Ruth va a visitarlo y a hacerle saber que será ejecutado públicamente. Neville comprende entonces que en esa nueva sociedad no había espacio para él, y que todos aquellos que esperaban su muerte lo hacían por el miedo y el pavor que le tenían a aquel ser extraño diferente a todos. Robert Neville se había convertido en una figura mitológica en la nueva sociedad, que al igual que los vampiros en la antigüedad, mataban a la gente mientras dormía pacíficamente. El último pensamiento de Neville se ve como la revelación que hay ante estos hechos: Soy leyenda.”

No hay comentarios:

Delibrary

Delibrary

Buscar en este blog

Numero de visitantes: