lunes, 1 de junio de 2009

El Hobbit.

Autor: J. R. R. Tolkien.
Editorial: Minotauro.
Disponibilidad: ALTA
*****
Toda gran historia, tiene un principio. El de la saga de anillos es este. El Hobbit, puede leerse antes o después de la trilogía, es indistinto. Según sea el caso, uno vera esto como un anexo o como una antesala a la gran batalla épica contra Saurón. En este primer libro, el autor apenas tenia algunas ideas sobre el mundo de la tierra media. Muchísimos de los elementos que surgieron para los otros tres libros no existían ni en un esbozo en esta historia con Bilbo Bolsón. El anillo solo era para hacerse invisible, no tenía ninguna influencia maligna. Hecho que después se justifico aduciendo que los hobbits eran resistentes a la pérfida influencia gracias a su carácter alegre y despreocupado. Los enanos tenían un lugar muy importante, que luego solo se encarna en Gimli. El enfrentamiento con los elfos es más marcado y se nota mucho la desconfianza y el rencor entre las distintas especies.
Pese a estar escrita en un lenguaje mas simple y accesible, lo que Tolkien creía acorde para los niños, fue el puntapié inicial que propicio al “Señor de los anillos”. La cual, a diferencia de “El Hobbit” y por opinión de su autor, era mucho más oscura que su precuela y ningún niño se interesaría en leerla. Hoy, solo podemos sonreír ante este comentario y también leyendo el Hobbit. Historia que, como todas las que son importantes a lo largo del tiempo, pueden tener diferentes niveles de lectura. En un primer plano, algo bien para chicos, con batallas, aventuras y desventuras. Para encontrar debajo, quizás muchos años y relecturas después, algo mas profundo sobre las capacidades y características del ser humano, expuestos por un Hobbit.
Mi puntaje: 8 libres.
Reseña encontrada:
“Un gran clásico moderno y el preludio a las vastas y poderosas mitologías de El Señor de Los Anillos. Cuando alrededor de 1930, J. R. R. Tolkien comenzó a escribir El hobbit, hacía ya diez años que trabajaba en el vasto panorama mitológico de El Libro de los Relatos, que más tarde se llamaría El Silmarillion. Así como esas crónicas tempranas narraban los mitos inmemoriales de la Primera y Segunda Edad, Tolkien pronto advirtió que El hobbit iba ordenándose de algún modo como un relato de la Tercera Edad (Gandalf habla del Nigromante en las primeras páginas), aunque las inesperadas aventuras de un pacífico "hombre del campo" no parecieran tener mucha relación con las vastas y oscuras mitologías de la Tierra Media. El estilo directo y lineal, con alusiones (que el autor deploró más tarde) a un público infantil, no impide la poderosa irrupción -- unas pocas veces en términos de comedia -- de los grandes temas tolkienianos (el poder, la codicia, la guerra, la muerte) que reaparecerían en una dimensión a menudo obviamente épica en El Señor de los Anillos.”
Pagar
El libro ofrecido es el que se muestra más arriba, de editorial Minotauro.


Pagar
El libro ofrecido es de editorial Planeta.

No hay comentarios:

Delibrary

Delibrary

Buscar en este blog

Numero de visitantes: