jueves, 20 de agosto de 2009

Hamlet.

Autor: William Shakespeare
Editorial: varias.
Disponibilidad: ALTA
*****
“Ser o no ser”, bueno esa era la cuestión. En realidad, esta frase solo es dicha una vez en toda la obra de Shakespeare. Tanto si hablamos de esta en particular o de la obra completa, solo se encuentra en una sola ocasión. Sin embargo, es la mas recordada hasta por el mas neófito en cuanto a el bardo o el teatro en general. La obra mas importante de la literatura inglesa es sin duda Shakespeare, pero aquí voy a ser algo traicionero con respecto al rubro. Al maestro William no hay que leerlo, hay que verlo representado. La verdadera gracia de Shakespeare es en el teatro, es cuando la obra vive, no en las páginas del papel. Así que los intelectualoides ya se pueden dejar de hacerse los cultos leyendo a Shakespeare. ¿Y entonces, por que lo estoy comentando aquí? Porque pese a todo, el libro merece ser mencionado y el maestro Shakespeare tiene su lugar indiscutido en las candilejas del cine, el teatro, la televisión, la literatura, la historieta y cualquier medio que se te ocurra. El bardo es arte por donde se lo mire. Muchos creerán que solo para aburridos o cultos es Shakespeare, el bardo. Pero la verdad, es que no es tan así. Leerlo es muy chato, verlo es otro mundo. Por eso, en esta crítica me centro en el libro pero mi recomendación es que vean la obra y luego, si les interesa, lean el libro. Así que, mientras tanto vayan viendo obras como las que siempre hay alguna de nuestro maestro William en cartelera. Y sobre todo con excelentes actores. Sin más para decir, que no se haya dicho ya hasta el hartazgo sobre la obra de Hamlet, también harto conocida. Dejo una última reflexión: Ser y no ser. ¿No es lo mismo? Bueno, para algún budista de la India si, pero yo, lo sigo a Hamlet. Que estoy seguro, pese a lo que digan los que se creen entendidos, Hamlet no estaba loco. ¿Sos o te hacés?
Mi puntaje: 10 libres.
Reseña encontrada:
"El rey de Dinamarca muere y su hermano Claudio sube al trono. Se casa de manera repentina con Gertrudis, la reina, y el príncipe Hamlet está sumido en una profunda depresión.
Se le aparece una noche la sombra de su padre, el rey difunto, quien le revela que Claudio lo mató para acceder a la corona, y le exige venganza. El príncipe no lo hace sino hasta más tarde, y mientras tanto finge estar loco, al parecer para que el monarca no sospeche cuáles son sus verdaderas intenciones. La causa por la cual Hamlet adopta esta extraña actitud es objeto de gran debate entre el rey y la reina, que creen que sufre una perturbación por la muerte de su padre, y Polonio, el viejo chambelán, quien considera que Hamlet está sufriendo los efectos del amor que siente por su hija Ofelia.
Para confirmar lo dicho por el espectro, Hamlet dispone que se represente en la corte una obra que ilustre el asesinato descripto por el esoectro de su padre, y de acuerdo a la reacción del rey, podrá saber si él realmente cometió el crimen. En la mitad de la obra Claudio se retira muy perturbado, y el príncipe confirma así las revelaciones de la sombra.”

No hay comentarios:

Delibrary

Delibrary

Buscar en este blog

Numero de visitantes: