jueves, 29 de octubre de 2009

Martín Fierro.

Autor: José Hernández.
Editorial: Innumerables.
Disponibilidad: ALTA.
*****
Si el Quijote es la obra mas grande la literatura hispana, La Divina comedia en la literatura italiana y el Conde de Montecristo en la francesa; como argentinos tendremos algo similar? Así es. En nuestra cultura popular argentina existe una obra que cumple todos lo requerimientos como obra emblemática literaria. El gaucho Martín Fierro es el personaje folclórico que tiene un poco de Quijote, un poco de Montecristo (no la novela de Echarri, por favor!) Y también un matiz de la sabiduría intrínseca en la Divina comedia.
Las aventuras de este gaucho de mal destino fue un libro un tanto polémico en su momento, discusión del modelo de argentino que se pensaba por aquel siglo. Algunos hablaban de una nostalgia gauchesca que fomentaba el atraso y hablaba de caudillos que afortunadamente habían quedado atrás. Quizás esa idea era un poco del fantasma de Rosas, en las mentes de sus antiguos rivales, como Sarmiento. Y quizás el “padre del aula” fue el más acérrimo detractor de este libro. Un libro que pese a ser completamente de ficción tiene un gran componente histórico y fuerte relación con los hechos sucedidos.
En nuestra sabiduría popular, el “Martín Fierro” es un referente inexcusable, pese a lo que se diga por ahí. Muchos de los refranes que se usan habitualmente, provienen de esta gran obra, incluso algunos chistes. Martín Fierro y La vuelta de Martín Fierro, dejaron de ser dos libros. Convirtiéndose en un solo tomo, un solo personaje, una sola obra. José Hernández aunó todo el saber popular, el “de los viejos”, en este libro que nadie que se precie puede dejar de leer.
Mi puntaje: 9 libres.
Reseña encontrada:
“No es admisible decir que es una expresión de folklore argentino. Es, sí, una magnífica y, hasta hoy, insuperada muestra de literatura folklórica de tema gauchesco.
José Hernández no es sólo un poeta eminente con quien culmina el ciclo de los gauchescos. Hernández no se explica en función de sus predecesores. Es un ejemplo único en nuestra literatura. Por las condiciones de su personalidad y las circunstancias de su vida, ha resumido él solo en su obra genial, lo que podría haber sido un proceso dilatado en el curso de generaciones.
Hernández, con el Martín Fierro, irrumpió en la tradición gauchesca como una extraordinaria y colosal variante que relegó a segundo plano todo lo existente, pues el paisano recibió este canto como una expresión insuperable de su propia voz, capaz de interpretar su alma, de compadecerse de sus desdichas y hasta de señalar nuevo rumbo a su destino, a fin de que no sucumbiera en la dramática encrucijada histórica que estaba atravesando.”

No hay comentarios:

Delibrary

Delibrary

Buscar en este blog

Numero de visitantes: